AR Inicio
AR

¿Qué decimos cuando decimos “Si quiero”?

Sí, queremos, claro y de eso no quedan dudas, pero no necesariamente resulta tan claro para los futuros esposos qué es lo que “sí, quieren” y por esa razón es interesante tomarnos un momento para reflexionar sobre aquellas cosas que sin dudas queremos y también tener claridad sobre las que no queremos y así iniciar esta nueva etapa con un “Sí, quiero” que tenga un sentido coincidente para ambos.

Foto: Love is a big deal

Cuando una pareja se une para conformar una nueva unidad que es el matrimonio, son dos almas pero también dos mundos los que se funden con el objetivo de fundar un “nosotros”. Cada uno de los miembros de la nueva pareja proviene de un contexto social más amplio con pautas culturales específicas y un sistema de creencias propio que darán lugar en la fusión que el matrimonio implica a un “nosotros” con características propias. Es en ese “nosotros” donde se establecerán las reglas que aceptamos por adelantado al decir “sí, quiero” y de ahí la importancia de conocer aquello a lo que estamos dispuestos a decir “sí”.

Al unir dos vidas en una, quedan ligados los destinos individuales al destino común que esa unión implica y el más promisorio futuro será el de aquella pareja en la cual cada uno de sus miembros sea para el otro un motivador del despliegue de sus posibilidades y de su ser auténtico. Nadie puede ser quien no es y no podrá conseguirlo aún cuando ese esfuerzo esté destinado a complacer a otro, por eso aceptar amorosamente el ser del otro es el mayor acto de amor y la verdadera esencia del “sí, quiero”.

Foto: Dennis Jauernig

“Sí, quiero” … al que sos, sin juzgar cómo seas ni buscar cambiarte para que seas cómo yo necesito o apruebo.
“Sí, quiero” … amarte desde quien yo soy aceptando el que vos sos para que ambos podamos ser quiénes somos y desde este encuentro compartir el camino de nuestra vida.
“Sí, quiero” … que disfrutemos de nuestras coincidencias y valoremos nuestras diferencias como parte de nuestra riqueza como pareja y nos permitamos la aventura de descubrir esas perlas que son nuestras diferencias y cultivar a partir de ellas la capacidad de valorar la individualidad del otro y sus percepciones del mundo.

Cuando decimos “Sí, quiero” o estamos diciendo “sí” a la totalidad del ser otro en la auténtica aceptación de su ser o bien decimos “sí” en la esperanza de poder modificar al otro en aquellos aspectos que no aceptamos para transformarlo en aquél que responda a nuestras expectativas. El “Sí, acepto” es el “sí” del amor que construye y potencia, en tanto el “Sí, quiero pero…” es el “sí” del mal amor que mutila.

Foto: MS Fotografie

Un “Sí, quiero” de amor auténtico es un “sí” a las coincidencias y a las diferencias sobre las cuáles se construye la igualdad que hace posible que una pareja sea “pareja” en el sentido de “pares” sin que se instalen en la relación jerarquías que alteren y modifiquen el vínculo.

Decir “Sí, quiero” entraña un profundo acto de amor y compromiso responsable.

Créditos de las fotos: Love is a big deal | Dennis Jauernig | MS Fotografie |

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información