AR Inicio
AR

Mejor tarde que nunca…novias mayores de 40 años

¿Será posible llegar al altar pasados los 40 años…o ya no? ¿Debería una mujer en esa etapa de su vida plantearse la posibilidad de comenzar desde cero? Ante estas preguntas quisimos buscar ayuda profesional para saber más del tema. No dejes de leer sus sugerencias.

Foto: Kevin Mullins

¿Qué significa ser una novia mayor de 40 años? La psicóloga transpersonal, Marcela Miguens, nos respondió: “Si tuviera que escribir una psicología de las etapas del matrimonio, un capítulo importante sería el de “Novias de más de 40.”

“Mis 36 años de consulta psicológica con el enfoque de la Gestalt Transpersonal me han enseñado mucho sobre como la mujer puede y quiere vivir con plenitud cuando se enamora. Muchas dicen: “La vida empieza a los cuarenta, hasta entonces anduve a los tumbos. Fui con el tiempo aprendiendo a quererme y a querer.” Muchas transitaron caminos de errores y dolores. Otras no se animaron a jugarse por un hombre y ahí están con sus atractivos 40 años, dada la infinidad de recursos que tiene la mujer para estar en plena salud y belleza a esa edad”.

La psicóloga Miguens también nos comentó que las mujeres en esa etapa de la vida suelen ser más libres, apasionadas y más creativas. Que si se permiten soñar, hay mil formas de iniciar una nueva etapa. Para poner manos a la obra nos dejó unos ejemplos de donde se podría conocer a un posible candidato:

1. En un encuentro con un viejo amigo de la infancia que está solo después de un intento de matrimonio feliz que terminó mal.

2. Un amigo en común que decide juntarlos porque le parece que pueden congeniar.

3. Un encuentro fortuito con un desconocido que al poco tiempo de conversar se vuelve alguien inseparable.

4. O una relación que empieza en la web y un día resuelven encontrarse personalmente en la ciudad.

Lo cierto es que las “novias después de los 40″, en general, son mujeres que se construyeron a sí mismas, que saben lo que quieren, que aprendieron a quererse y por lo tanto a querer con un nivel de humor y tolerancia que no tenían a los 20”.

Foto: Luz de Flash

Ante la respuesta profesional quisimos saber que pensaban las mujeres que vivieron este tema en particular en esa etapa en concreto. Entonces, reunimos algunos comentarios de mujeres que decidieron casarse después de los cuarenta y pico, y les preguntamos ¿qué sintieron al ser una novia de más de 40?

-Marcela (49 años): Ser una novia pasados los 40 años, es una mujer abierta a la oportunidad de vivir un amor pleno, que siente latir su corazón y temblar sus rodillas como si tuviera 20 ante la pregunta: ¿Te querés casar conmigo? Es una mujer que acepta mostrar su cuerpo sin tapujos, con las marcas que el tiempo dejó, para disfrutar una vida plena.
Cuando conocí a mi esposo, inmediatamente supe que él era la media naranja a la que tanto estuve esperando y casi inmediatamente pusimos fecha para casarnos. Lo primero que se me vino a la cabeza fue ¿qué me pongo? y comencé mi alocada búsqueda, visité webs, magazines de novias e hice citas con algunas casas especializadas, pero por supuesto fue difícil encontrar el vestido adecuado para mi porque yo no era una novia común…¡era una novia de más de 40!
Aunque mi soñado vestido de novia no lo conseguí, lo importante fue rescatar que conocí a mi marido mientras él paseaba por Buenos Aires, a partir de allí nunca más nos separamos, ni siquiera en la distancia. A los pocos meses él regresó y empezamos a armar una historia juntos. Un año y medio más tarde me trasladé a Ámsterdam, Holanda, donde nos casamos por civil y desde entonces vivimos lo más felices que podemos.
Llegué a la conclusión, que la ilusión de casarte, de tener una vida en pareja al tener más de 40 años, la elección de dar y recibir amor, es una aspiración a la que no se debería renunciar ni aún a los 80, siempre que una está dispuesta a vivirla”.

-M. (60 años) nos respondió: “Siempre me pregunté: ¿Existirá ese “alguien” por quién sentir todo esto que me desborda? Evidentemente estas ansias están en los genes de todos, y algunas veces distorsionado en mí, porque soy de las que creen que todos tenemos el amor que merecemos, y yo lo he disfrazado con el traje de mis inseguridades, miedos, intereses o sueños románticos. Y de esto se trataron mis primeros amores, a quienes les estoy agradecida ya que fueron un gran aprendizaje para mi, al darme cuenta que eran espejos de lo mejor y lo peor de mi misma, espejos al fin de mi momento interior.
Fue un camino largo, muy largo y después de muchos años, me fui despojando de esos “ropajes” que sólo servían para cubrir lo que no quería ver. Y cuando quedé “desnuda”, en un desierto de desesperanza, donde todo se había terminado para mi con ese amor que estaba tan encerrado en alguna parte que no tenia ningún sentido…apareció, lo vi, nos reconocimos y fue fulminante, amor a primera vista, si, almas gemelas”.

-Cecilia (50 años): “Para entender como llegué a ser una novia a esta edad, este pequeño resumen: 1er matrimonio a los 18 años, dos hijos, luego divorcio a los 23; 2do matrimonio a los 26 en el cual tuve dos hijas, pero mi esposo fallece 18 años después.
El destino quiso que se cruzara Carlos en mi vida, diez años mayor y cargando con sus propias penas (1er matrimonio con 3 hijos, luego divorcio; 2do matrimonio y viudez). Nos unió el dolor al principio, hasta que cada uno curó las heridas del otro. Después apareció el amor y también las ganas de volver a “hacer” y “ser”.
Mi apuesta es tener un buen compañero en el último tramo, creo que envejecer en soledad es de lo más triste. A la soledad de pareja me refiero, porque mis hijos han sido compañeros incondicionales.
Carlos es mi apoyo…es mi eje. Me hace sentir bien querida y es quien me da ganas para emprender nuevos proyectos. Es con quien todo se consulta y comparte. Es quien celebra cuando logro hacer que uno de mis cactus, mi nueva debilidad, tenga “hijitos”. Y lo mejor, es quien agradece porque le doy ganas de volver antes a casa cada día.
¿No es maravilloso? De eso se trata, me parece, el amor. De la comprensión mutua. La gotita de paciencia que debemos poner cada día para que aquellos detalles del otro que no nos gustan, no nos fastidien. ¿Qué importa si él aprieta el tubo de dentífrico a la mitad? ¿Qué importa que yo deje la cartera sobre el sillón? Nada, si a cambio de “aguantar” eso tenemos con quién compartir el mate de cada mañana”.

-Silvia (53 años): “Nos conocimos cuando yo tenía 23, nos enamoramos, pero la vida nos llevó por distintos caminos. Luego, 22 años más tarde, sonó el teléfono de mi casa, me sorprendió oír su voz, porque parecía como si nos hubiéramos separado ayer. Mis emociones brotaron como si el tiempo no hubiera pasado. En fin, hace 9 años que estamos felizmente juntos”.

Foto: Sébastien Delacrose

Teniendo en cuenta la visión profesional y las experiencias que nos cuentan estas bellas mujeres, ¿por qué limitarse con la edad? Sin duda las mujeres pasados los 40 también tienen la posibilidad de armar su vida o rehacerla. ¿Qué te parece? Dejanos tu comentario, nos interesa saber que opinás del tema.

Por más sugerencias, visitá nuestro segmento de Consejos para novias. También podés seguirnos en Twitter, @ZankyouAR

_______________________________________________________________

Créditos: Psicóloga Transpersonal, Lic. Marcela Miguens  | Marcela Salcedo Holla | Fotos: Kevin MullinsLuz de Flash, Sébastien Delacrose |

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Comentarios (3)

dina
Septiembre 6, 2015

cada vez son mas las mujeres que se casan adultas o que renuevan los votos matrimoniales …

Responder
Mariana
Octubre 31, 2015

Yo me casé a los 40 años porque no me enamoré antes, llegué soltera, viviendo con mis padres, sin hijos, sin convivencias anteriores, asi que, por supuesto, me casé de blanco (aunque le aclaré al sacerdote que no era virgen,ja,ja) y sin los hombros descubiertos dentro de la iglesia. Mi marido también era soltero, tenía 37 y vivía con su mamá. Fuimos los tortolitos del curso pre-nupcial. Me siento feliz de haber hecho las cosas bien, sin culpas y en blanco. Tengo 48 años, estoy felizmente de novia con mi marido.
Hice mi propio vestido de novia, soy diseñadora, y la camisa de mi marido para el civil. Me siento orgullosa de mí. Lo malo de la historia, pq todo no pueden ser rosas, es que no pude tener hijos pq entré en menopausia ese mismo año, espero en lista de adopción desde entonces… cada vez con menos esperanzas pero sabiendo que hay muchos angelitos que dependen de la decisión de un juez para llegar a nuestros brazos.

Responder
LILI
Abril 1, 2016

Hola me gusto mucho este artículo y no me he casado tengo 39 ya casi 40 pero no pierdo la esperanza de algún día encontrar a ese caballero que comparta su vida con la mía dar y recibir. Estoy segura que llegara

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información